Maite pasea con sus bolas

Maite pasea con sus Bolas chinas

Maite visitó al ginecólogo hace un mes, y éste le dijo que sería bueno para su salud sexual hacer los ejercicios de Kegel o sino usar regularmente bolas chinas.

La primera semana intentó acostumbrarse a hacer los ejercicios, pero no consiguió ser muy constante. Por eso decidió comprarse unas bolas chinas e intentar usarlas en sus paseos diarios con su amiga Andrea.

Simbolo mujer

Al comprar las bolas, eligió unas de silicona y se compró un lubricante acuoso. Ese mismo día, antes de salir para el ejercicio diario con Andrea, se preparó con tranquilidad. Lavó las bolas chinas, las mojó un poco en lubricante y jugando un poco con una de las bolas en la entrada de su vagina, fue abriendo camino hasta que entraron las dos bolas y se asentaron dentro de su cuerpo. Acabó de vestirse y bajó a encontrarse con Andrea.

– Maite: Hola Andrea. (con una sonrisa picarona).
– Andrea: Hola Maite, ¿de qué te ríes?
– Maite: de nada, es que…voy toda húmeda (sin abandonar su sonrisa).
– Andrea: ¿y eso?
– Maite: estoy de estreno.
– Andrea: ¿y qué es lo que estrenas?
– Maite: jajajaja, ¡me he puesto las bolas chinas!
– Andrea: ¿y qué tal?, cuéntame, cuéntame.
– Maite: pues aún no lo se, ahora vamos a probar. Venga, vamos a pasear hoy por la orilla del río.

Paseo río

Después de media hora andando, llegaron a una zona con escaleras en las que suelen parar para hacer subidas y bajadas para endurecer piernas y nalgas. Maite se adelanta y baja las escaleras acelerando el ritmo:

– Maite: Uy…uy..uy..jajajajajaj
Andrea que bajaba detrás se contagia de la risa:
– Andrea: jajaja, pero ¿qué te pasa?
– Maite: las bolas!, las bolas!… que se me mueven dentro y las noto en cada escalón, jajaja.
Tras unas subidas y bajadas con las sonrisas “puestas”, continúan su camino de vuelta a casa.

Escalera

Maite llega a casa contenta de su experiencia y sintiendo muy viva toda su zona genital.
Iker, su chico, ya ha llegado a casa.. Bieeeeen, piensa Maite.
Él no sabe nada del estreno de las bolas y se sorprende del efusivo saludo de Maite, un largo morreo y un achuchón que le provocan una rápida erección.
– Maite: tienes un regalo entre mis labios, pero… no entre los de la boca.
Iker enciende una sonrisa y desliza fácilmente su mano entre el chándal de Maite y tras superar la barrera de la tanga se acerca a su abertura. Al intentar separar los labios con sus hábiles dedos, se sorprende por la mucha humedad y palpa un cuerpo extraño…

– Iker: ¿Qué es?
– Maite: jaja, estira a ver ¿qué pasa?
Iker entonces lo entiende, ya se ha puesto las bolas que dijo que se iba a comprar. Estira suavemente del lazo. Maite siente como una de las bolas está saliendo… y le gusta….
Iker sigue tirando y consigue sacar las dos bolas.

– Maite: ¡Ay qué gustico!

Iker las mira pero no se entretiene con ellas, está muy excitado y quiere seguir con su chica.

– Maite: te deseo.
– Iker: y yo.

Se funden en un abrazo-morreo y se dejan caer sobre la alfombra para seguir con su erótica sesión.

Te lo ha ofrecido el Juego de Mesa erótico:
Trivial de sexualidad “Sexoguay”

www.sexoguay.com

Sexoguay caja

Acerca de Sexoguay

Gerente de la tienda erótica Sexoguay-Haizegoa. Experto Universitario en Sexualidad Humana. Máster en Promoción de la salud sexual. Miembro de la AES Director del equipo que ha hecho el juego erótico Trivial Sexoguay
Esta entrada fue publicada en Accesorios sexuales, Erotismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s