Maite y su dedo

Maite y su dedo vibrador.

Es media tarde, hace frío, el día es gris, llueve bastante y en algunos momentos cae aguanieve. Maite se asoma a la ventana y aunque había quedado para dar un paseo con su amiga Amaia, le da pereza y decide cancelarlo.

Dia gris

Ha decidido darse un homenaje. Como la semana pasada le regalaron un dedo vibrador, hoy le parece un buen día para estrenarlo.
Maite está sola en casa y se prepara para su sesión autoerótica. Aunque tiene pareja, Patxi, a Maite le gusta disfrutar de su sexualidad a solas, y además se lo curra.


ACDEDO4838

Hoy tras coger postura cómoda en su butaca, ha empezado leyendo el relato “Una noche con Clara”. Antes se ha puesto ropa cómoda y ha dejado a su lado un bote de lubricante y el regalo que quiere estrenar…con todo preparado se sumerge en la lectura…

…solo habían pasado 10 minutos cuando Maite notó que sentía un calor intenso entre sus piernas. Tras cruzar y descruzar varias veces las piernas, mientras leía …
…”la mano de Clara, oculta a los ojos de Alberto por la mesa, empezó a descender hasta situarse entre mis muslos. Yo apenas escuchaba su conversación, abandonada a la mano cálida que me recorría y al hechizo de la voz de Clara….”

Maite soltó el libro, cogió el dedo, se lo enfundó, lo puso en marcha y tras mojarlo un poco en lubricante se tumbó, cerró los ojos y siguió fantaseando con la escena del libro que había abandonado. Empezó a acariciarse el cuello y los pechos con su nuevo juguete…
…ahora era ella la que estaba en el bar y la mano de su amiga Amaia la que le metía mano bajo la mesa.

El calor de su “sexo” le llamaba a gritos y a los pocos minutos era su mano real la que iba acercando la vibración a su clítoris. Jugaba con él, se acercaba y se alejaba recorriendo arriba y abajo sus labios. Maite empezó a lanzar algún sonido de placer, subió un poco la intensidad de la vibración y se quedó un rato largo muy cerca de su “aguijón”…
se acercaba el clímax y gemía…se dejó llevar por el placer  y en su momento más descontrolado, cuando estaba en la cumbre de su orgasmo, sonó el móvil que tenía sobre la mesa…

Era Amaia.
Se puso nerviosa, se ruborizó, dudo si contestar o no…tras unos segundos decidió responder:
– Maite: Hola Amaia.
– Amaia: Hola Maite. ¿Puedo pasar a visitarte?
– Maite: emm…es queeeee….mmmm… vale, pasa cuando quieras.
Maite, todavía con el dedo puesto se quedó pensativa…

 

 

Te lo ha ofrecido el Juego de Mesa erótico:
Trivial de sexualidad “Sexoguay”

www.sexoguay.com

Sexoguay caja

Anuncios

Acerca de Sexoguay

Gerente de la tienda erótica Sexoguay-Haizegoa. Experto Universitario en Sexualidad Humana. Máster en Promoción de la salud sexual. Miembro de la AES Director del equipo que ha hecho el juego erótico Trivial Sexoguay
Esta entrada fue publicada en Accesorios sexuales, Erotismo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s