Un aperitivo de un relato erótico muy interesante

… La noche se estaba acabando. Miré a Alberto y por una décima de segundo pensé en cómo sería estar en la cama con él. No porque tuviese la intención de hacerlo, sino como simple ejercicio de imaginación. Al fin y al cabo estaba sola, aburrida y tristemente desesperada. Pero ni eso funcionó, el innegable atractivo físico del marido de Silvia no sirvió para excitarme lo más mínimo, de modo que decidí que la velada estaba tocando a su fin. Sólo una copa más y a casa.
–¿Te pido otra?
Alberto negó conla cabeza. Me puse en pie y el bar empezó a dar vueltas. Estaba muy cansada. Titubeando llegué hasta la barra y pedí un whisky. La extraña se volvió hacia mí y me sonrió. Era más atractiva que guapa.
–¿Necesitas ayuda? –tenía una mirada traviesa y cómplice.
–No, gracias, puedo manejarme sola.
–No lo dudo –me tendió su mano–. Me llamo Clara.
Creo que la estreché con una sonrisa y me presenté. El camarero puso el whisky sobre la barra.
–Es inofensivo.
–No te dejes –dijo guiñándome un ojo.
Agarré el whisky y volví a la mesa de mucho mejor humor.
–¿Quién era?
–No la había visto en mi vida –me senté con mi whisky, disfrutando de la confusión de Alberto.
–¿Estás bien?
–Mucho mejor.
Alberto me miraba sin entender la transformación en mi rostro, mi sonrisa ensimismada.
–¿Qué te ha dicho?
–¿Quién?
Alberto echó un trago de su cerveza. Estaba empezando a irritarse. El giro de los acontecimientos le había dejado fuera del centro de atención. Algo pasaba y él no lo entendía.
–Es tarde –dije, a punto de levantarme.
–Espera, mujer –Alberto puso su mano sobre la mía y me temí lo que iba a suceder–. Aún es pronto, ¿no?
–Déjalo, de verdad.
Alberto puso su mano sobre mi mejilla y la acarició torpemente.
–Los dos necesitamos que alguien nos abrace. Ya ves cómo está Silvia conmigo. Yo también tengo problemas, ¿sabes? Será nuestro secreto.
–A ésta no te la vas a llevar ala cama. Sele ve en los ojos. ¿Te conformarías conmigo?
Alberto levantó los ojos hacia la voz que nos había interrumpido. Era Clara. Mi amigo fue incapaz de articular palabra.
–¿Eso es un no o un quizá?
Alberto intentó sobreponerse.
–Depende de lo que me propongas.
Clara se sentó frente a Alberto, a mi lado. Su mano derecha se posó suavemente sobre mi pierna.
–¿Sabes qué es lo que me gusta?
La mano de Clara, oculta a los ojos de Alberto por la mesa, empezó a descender hasta situarse entre mis muslos. Yo apenas escuchaba su conversación, abandonada a la mano cálida que me recorría y al hechizo de la voz de Clara.
–No.
Clara se incorporó sobre la mesa, acercándose a Alberto y aprovechando el movimiento para aproximar su mano un poco más a mi sexo. Yo empezaba a tener la boca seca y la cabeza me daba vueltas.
–Me gusta estar rodeada de buenas pollas, grandes y duras, todas para mí –Clara casi susurró al oído de Alberto–. Seguro que tú tienes una buena polla, ¿a que sí?
–Bueno…
Mis piernas se fueron abriendo poco a poco y la mano de Clara llegó a rozar mis bragas.
–¿Por qué no me dices cuánto te mide?
Alberto miró el reloj y sonrió forzadamente mientras se ponía en pie.
–Se ha hecho un poco tarde. ¿Quieres que te acompañe a casa?
Yo estaba tan excitada y tan absorta en las suaves caricias de Clara que no me di cuenta de que Alberto se despedía y se marchaba apresuradamente. Clara se echó a reír.
–Creo que le he asustado –sacó la mano de mi entrepierna con total naturalidad–. No te habrás enfadado conmigo. Es que me pareció que se empezaba a poner pesado…

http://www.haizegoa.com/Sex_Shop_SexShop.asp?IdProducto=285

Te lo ha ofrecido el Juego de Mesa erótico:
Trivial de sexualidad “Sexoguay”

www.sexoguay.com

Anuncios

Acerca de Sexoguay

Gerente de la tienda erótica Sexoguay-Haizegoa. Experto Universitario en Sexualidad Humana. Máster en Promoción de la salud sexual. Miembro de la AES Director del equipo que ha hecho el juego erótico Trivial Sexoguay
Esta entrada fue publicada en Erotismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s